Basílica Nuestra Señora de la Piedad

Por el 1700 el Sr. Manuel Gómez poseía en los aledaños de la ciudad, en el lugar conocido hoy por Congreso, un solar en el que tenía una casa-quinta con un oratorio para las prácticas religiosas de su familia y el personal a su servicio. 
Habiendo enfermado e imposibilitado para trasladarse, solicitó al obispo licencia para que se celebrara la Misa en dicho oratorio los días de precepto, lo que se otorgó el 28 de septiembre de 1752. 

 A principios de 1762, el Sr. Gómez y su esposa. Doña María Francisca Fernández, se dirigen al Deán y Cabildo de la Santa Catedral, en sede vacante, solicitando permiso para levantar una iglesia. Manifiestan que Dios les ha concedido bienes de fortuna y "no teniendo sucesión, después de veintitrés años de matrimonio, habían decidido levantar un templo capaz, de material de ladrillos cocidos y techo de tejas, con sacristía y vivienda para un sacerdote".

Pedían además que se erigiese en parroquia y que en ella fuese venerada una imagen que tenían de Nuestra Señora de la Piedad del Monte Calvario. El permiso se concede el 5 de junio de 1762, y la iglesia es construida y terminada por los albaceas. 

Por auto del 3 de noviembre de 1769, el obispo de Buenos Aires, Don Manuel Antonio de la Torre, decreta la creación de las primeras parroquias -hasta ese momento sólo había una parroquia: la Catedral- entre las que menciona a "La Piedad". El templo fue consagrado el 12 de diciembre de 1769. 

El actual templo se empieza a erigir en el año 1866, por cuanto el existente era bastante ruinoso y costosas las reparaciones que requería y se debe al celo del entonces cura párroco Cgo. Honorario Apolinario Larrosa. Se concluyó a principios de 1900. 

Terminada la primera parte, fue padrino de ella el Sr. Gallardo; en cuanto a la segunda se bendijo el 22 de noviembre de 1895, siendo padrinos el Gral. Julio A. Roca y la Srta. Mauricia Pereira. 

El edificio es obra del arquitecto Canale, refaccionado luego por Jorge Buschiazzo. El altar mayor fue diseñado por el director de la Academia de Bellas Artes de la ciudad de Carrara, de donde proceden sus mármoles, y la imagen de Ntra. Sra. de la Piedad es una réplica de la existente en el cementerio de Siena (Italia). El altar fue consagrado por el arzobispo Mariano Espinosa. 
  
Fachada 
La fachada es de estilo neoclásica, con dos torres laterales. Las seis esbeltas columnas del pórtico poseen base de granito gris, fuste liso y capitel de orden corinto que sostienen un friso con metopas y triglifos, y un frontis con esculturas representando a Jesús al ser bajado de la cruz, escoltado por ángeles.

En el interior se destaca la nave central con ábside y crucero , y sobre éste una importante cúpula.
En 1866 se contrata a los arquitectos-ingenieros Nicolás y José Canale através de una Comisión Parroquial para proyectar y construìr el templo.


Ese mismo año, Carlos Enrique Pellegrini es designado ingeniero consultor, una especie de agente técnico de la parte comitente, mientras que los Canale eran a la vez proyectistas, directores de obra y contratistas.


Aunque esta obra monumental se ve exteriormente ahogada por su falta de perspectiva, por esta implantada sobre, una calle muy estrecha, su planta llega a los casi setenta metros de fondo y más de treinta de ancho.
 

De fachada simètrica con un pórtico hexástilo sobre una escalinata de cuatro gradas, puerta principal y dos laterales, columnas corintias extremas apareadas, mientras que, las dos del centro forman tres intercolumnios regulares y dos torres de dos cuerpos cada una.
 

Está dividida en tres naves de doble crucero y entre 1871 y 1873 se procede a la construcción de las cúpulas.
 

Su construcción demandó cerca de treinta años y desde 1895 a 1901 fue el arquitecto italiano Giovanni (Juan) Antonio Buschiazzo el encargado de de su terminación que no solo supo ser el discípulo de los Canale sino también su continuador tanto en el estudio como en la labor profesional y que logró coronar gloriosamente varias de sus principales obras arquitectónicas.

Beata Mama Antula
El 2 de octubre de 2014 por decreto presidencial se declara como sepulcro histórico nacional al mausoleo que guarda los restos de la venerable María Antonia de Paz y Figueroa, situado en la nave lateral derecha de la iglesia. 

Mama Antula falleció el 7 de marzo de 1799 en la celda 8 de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales (Av. Independencia y Salta), que aún hoy se conserva. En señal de humildad fue enterrada en la iglesia de La Piedad, sin ataúd ni epitafio alguno, revestida con el hábito negro y un rosario al cuello. Las hermanas de la Congregación, en previsión futura y para localizar la sepultura, le colocaron un leño de ñandubay como almohada.

El mausoleo fue costeado por el biógrafo de la beata, monseñor Marcos Ezcurra, quien encargó en Génova, Italia, una escultura de mármol. El sepulcro consta de la citada estatua que se ubica sobre un sencillo plinto cuya única decoración consiste en dos pequeñas columnas. Se colocó en la cara frontal de su base la placa con una leyenda epigráfica, que fue costeada por don José Portugués y otros fieles devotos de sor María Antonia.

El sitio del sepulcro fue lugar de memoria y veneración de esta mujer santiagueña, considerada un modelo de solidaridad social y de santidad por numerosas generaciones de argentinos. 


No hay comentarios: